Consultoría y Formación en Marketing Dental

Estrategias, recursos, actualidad... Suscríbete para no perderte nada!

Tus datos están a salvo. Consulta nuestra política de privacidad.
Equipo desmotivado? 10 razones por los que tu equipo pierde la motivación

¿Equipo desmotivado? 10 razones por los que tu equipo pierde la motivación

0 Flares 0 Flares ×

 

Imagina por un momento que las personas de tu equipo van a trabajar cargadas de buena energía y entusiasmo.

Que se apoyan y ayudan unas a otras para conseguir que todo funcione a la perfección.

Que te sorprenden cada día con nuevas ideas para mejorar la atención a los pacientes.

Y cumplen con los protocolos establecidos sin olvidar ni un solo paso.

¿Lo imaginas?

Sin embargo, cuando tu equipo está desmotivado, la historia es completamente diferente.

De hecho, la euforia inicial por un nuevo trabajo disminuye en los primeros meses.

Y, progresivamente, el trabajo se convierte en algo tedioso, repetitivo, aburrido… y muchas personas sólo hacen lo mínimo imprescindible para poder mantener su puesto.

Entonces escuchas frases como:

  • Yo no tengo la culpa de esto“.
  • Ese no es mi trabajo“.
  • Me exigen puntualidad, pero ayer salí de trabajar media hora tarde“.

¿Te resulta familiar?

Las empresas de éxito se construyen gracias a equipos motivados.

Por el contrario, las clínicas con equipos desmotivados, probablemente, no sobrevivirán en el medio y largo plazo.

Por eso vamos a ver 10 factores que aniquilan la motivación de tus empleados y colaboradores.

 

Equipo desmotivado: 10 motivos que desmotivan a tu equipo y ponen en peligro el futuro de tu clínica

1. Falta de desarrollo profesional.

Muchos profesionales a día de hoy, especialmente los millenials, están muy interesados en las oportunidades de crecer como profesionales y avanzar en sus carreras.

Sin embargo, algunos estudios indican que sólo el 25% de los empleados cree que sus empresas ofrecen oportunidades adecuadas para su desarrollo profesional.

Si una persona de tu equipo siente que está atrapada en un trabajo sin salida, haciendo las mismas tareas día tras día, no se sentirá motivado a tomar la iniciativa ni a plantear ideas o propuestas de mejora.

Te invito a descubrir cómo puede ayudarte tu plan formativo a conseguir este objetivo aquí.

 

2. Compañeros de trabajo tóxicos 

Cuando las personas del equipo se llevan bien entre ellos, disfrutan de un buen clima laboral y creen en la cultura de la empresa, son felices y están comprometidas.

Pero si hay tensiones, envidias y discusiones con sus compañeros y no comparten los valores de la clínica, se desconectan.

Un mal ambiente de trabajo es la razón por la que mucha gente ni se implica más, ni quiere darlo todo.

Puedes aprender las claves para mejorar el clima laboral de tu clínica aquí.

 

3. Falta de reuniones de trabajo

Las reuniones de trabajo periódicas son una excelente opción para fomentar el trabajo en equipo.

En estas reuniones se pueden detectar áreas de mejora y proponer soluciones.

Además, aumentan la confianza de las personas del equipo, permiten prevenir los conflictos internos y facilitan la consecución de objetivos.

La ausencia de reuniones y también las reuniones improductivas favorecen la desmotivación de tu equipo.

 

4. Falta de liderazgo y mala gestión

Tu equipo trabajará duro cuando tú seas un gran líder con una visión clara y una ética de trabajo envidiable.

Cuando la dirección de la clínica parece no saber lo que hace o comunica instrucciones contradictorias, la historia es completamente diferente.

Una empresa no puede tener éxito si la persona que la dirige no está cualificada para ello o no da ejemplo.

Esta falta de liderazgo puede provocar que la motivación de los empleados se desintegre de la noche a la mañana.

 

5. Ausencia de feedback del equipo al líder 

¿Les preguntas a las personas de tu equipo qué piensan sobre las nuevas propuestas o iniciativas?

¿Les involucras en la toma de decisiones?

¿Les haces partícipes de los nuevos proyectos y novedades?

Ten en cuenta que tu equipo no trabaja para ti, trabaja contigo.

Y debido a que ocupan diferentes roles, pueden aportar tienen diferentes ideas desde sus respectivos puntos de vista.

Invítales a participar y pídeles feedback cuando tomes una decisión.

Si no lo haces, no se sentirán ni animados ni comprometidos con lo que hacen cada día.

 

6. Ausencia de feedback del líder al equipo 

Querer obtener información sobre nosotros mismos y nuestro comportamiento es una necesidad que todos tenemos.

Sin embargo, cuando no hay retroalimentación, no sabes cómo lo estás haciendo o cómo estás contribuyendo al éxito de la clínica.

Por eso es tan importante ofrecer feedback de manera clara, directa e inmediata.

Recuerda que el feedback positivo debes ofrecerlo de manera pública, pero el negativo siempre de manera privada.

 

7. Falta de transparencia

¿Alguna vez has trabajado para una empresa que tomó una decisión importante para sorpresa de todos?

Si tu respuesta es sí, ya sabes lo engañado que te puedes sentir cuando una empresa carece de transparencia.

No se trata de que mantengas informado a tu equipo de cada pequeño paso que das.

Pero cuando la dirección de la clínica trabaja “en secreto” y no mantiene al equipo al tanto de las decisiones importantes, la motivación muere.

 

8. Falta de autonomía

¿Tu recepcionista tiene que esperar tu aprobación para cada paso que da? ¿También tu higienista?

Cuando cada pequeña tarea tiene que ser aprobada por el “jefe”, esa falta de autonomía y criterio propio resulta desmotivadora.

¿Por qué molestarse en hacer un esfuerzo cuando el “jefe” lo cambiará todo de todos modos?

Si tu equipo no tiene ninguna libertad en su trabajo, perderá rápidamente la motivación.

 

9. Mala cultura del error 

O, lo que es lo mismo, trabajar siempre a la caza y captura del “culpable”.

Absolutamente todo el mundo comete errores, y los errores deben estar ahí para que podamos aprender de ellos.

Sin embargo, cuando los errores se ponen a la vista de todos, se hacen acusaciones y se buscan culpables, el equipo empieza a hacer lo mínimo imprescindible.

Y a esconder sus errores.

O a culpar a otros y “escurrir el bulto”.

Por tanto:

Somos humanos. Nos equivocamos. Asumimos nuestra responsabilidad. Aprendemos. Evitamos cometer de nuevo el mismo error.

 

10. Falta de reconocimiento

¿Felicitas el buen trabajo de tu equipo? ¿Les agradeces su compromiso y su dedicación?

Vamos a ponernos por un momento del lado de tu empleado o colaborador.

Cuando hace algo bien, no pasa nada.

No hay un “gracias“, ni unas palabras amables, ni beneficios.

¿Por qué deberías hacer un esfuerzo extra si después no pasa nada? 

Eso mismo es lo que ellos pueden pensar.

Si combinamos esta falta de reconocimiento con una mala cultura del error, esto se convierte en un auténtico asesino de la motivación.

Evítalo.

 

10+1. Cero enfoque en el desarrollo personal

Por último, quiero compartir contigo una reflexión.

Imagina que tu jefe sólo te habla en términos de facturación, número de pacientes, beneficios, etc. y no dedica ni un solo momento a que te concentres en tu desarrollo personal.

Además, la clínica no invierte en formación.

¿Cuánto tiempo serías capaz de sobrevivir en un entorno así?

Antes de que llegues a una conclusión, lee esto: “Google permite a sus empleados dedicar el 20% de su tiempo a sus proyectos personales“.

Y no sólo Google, también hay muchas empresas que animan a sus equipos a potenciar sus talentos y dedicar tiempo a sus intereses.

¿Aún crees que formar parte de una empresa donde tu gerente no se preocupa por tus talentos ni objetivos valdría la pena a largo plazo?

Este punto también influye en la desmotivación.

¿Cómo solucionarlo?

Una actividad outdoor, una formación divertida o simplemente dándoles tiempo libre para invertir en ellos mismos.

Como manager, es tu deber interactuar con los miembros de tu equipo para conocerlos más allá del papel que ocupan en la clínica.

Fomenta los talleres de desarrollo personal y asegúrate de que todos participen en ellos.

 

Suscríbete al blog B&H

 

Cómo recuperar la motivación perdida.

Incluso el equipo más motivado del mundo puede perder su entusiasmo con el tiempo.

Más aún en estos tiempos de covid, donde el impacto en la economía es evidente y está llevando al cierre de muchos negocios, a la reducción de salarios y a los despidos.

Además de las dificultades a nivel de conciliación familiar debido a los confinamientos y el estrés añadido de trabajar con EPIs y las nuevas medidas de bioseguridad.

Sea cual sea el motivo o la circunstancia, los trabajadores desmotivados no sólo producen cada vez menos, sino que también pueden bajar la moral de sus compañeros.

¿Quién quiere hacer un esfuerzo extra cuando su compañero de equipo, que rara vez está de buen humor, está haciendo cada vez menos trabajo?

La buena noticia es que no tienes que renunciar a tus empleados desmotivados (al menos no todavía).

Antes de plantear un despido y un nuevo proceso de selección, trata de motivar a tus empleados desmotivados con las siguientes tácticas:

 

1. Pregunta a las personas de tu equipo si algo les molesta

Nunca sabes cuando algo ha pasado en la vida personal de tu empleado y si está pasando por un mal momento.

Una separación, el fallecimiento de un familiar, la enfermedad de un ser querido…

También es posible que haya sucedido algo en el trabajo que haga que se sienta cansado, o incómodo, o tenso.

Para empezar a motivar a tus trabajadores desmotivados, primero tienes que averiguar qué les molesta o preocupa.

La forma más fácil de averiguarlo es preguntar.

 

2. Permite que cada persona se ocupe de sus tareas favoritas

Nadie quiere hacer lo mismo día tras día.

Para motivar a tus empleados, déjalos trabajar en otras tareas que también les atraigan.

Por ejemplo, alguien en tu departamento de administración puede estar harto de mirar hojas de cálculo y revisar albaranes y facturas.

Para combinar tareas, permite que escriba un post en el blog para sacar a relucir sus habilidades de comunicación y escritura.

 

3. Comunica claramente lo que está pasando en la empresa

No es raro que los equipos se desmotiven cuando los rumores empiezan a circular.

Más en estos tiempos de pandemia.

Para evitar que cualquier información errónea se extienda  entre tu equipo, sé abierto y transparente sobre cualquier cambio, desafío y oportunidad que pueda existir en el futuro.

Apuesta por la comunicación eficaz y transparente.

 

4. Ofrece nuevas ventajas

No, no necesitas dar a tus empleados una cantidad ilimitada de tiempo libre o un incentivo económico especial al final del año para motivarlos.

Si aún no lo has hecho, considera la opción de permitir que tus empleados adopten horarios flexibles.

Y, si el puesto lo permite (como es el caso de administración, marketing o finanzas), déjalos teletrabajar también.

Los estudios muestran que la gente que tiene más control sobre su tiempo es más feliz y más productiva.

Dale a tus empleados más ventajas y trabajarán con más entusiasmo porque no querrán perder su envidiable situación laboral.

 

5. Reconoce el esfuerzo de tu equipo

Si no tienes el hábito de reconocer el trabajo de tu equipo de forma habitual, corrige el rumbo de inmediato.

El reconocimiento de los empleados ayuda mucho a mejorar el compromiso con la empresa.

 

6. Invierte en su desarrollo profesional

Para motivar a tus empleados, convierte el desarrollo profesional en una prioridad máxima en tu empresa.

Apoya a tu equipo.

Ayúdales a aprender nuevas habilidades.

Facilita que asistan a ferias, simposios y conferencias (presenciales o virtuales).

Invierte en su bienestar, y ellos te lo agradecerán.

 

¿Y tú? ¿Has detectado alguna de las razones que desmotivan a tu equipo? Déjame un comentario y conversamos.

 

 
Ros Megías

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Antes de enviar el comentario, debe haber leido el aviso legal y nuestra política de privacidad.
0 Flares Facebook 0 Twitter 0 Buffer 0 LinkedIn 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×